beta.coop para La Webberia

Sada Tao

Categoría: emprender

Un pequeñito disclaimer antes de empezar: éste va a ser un post principalmente con valoraciones personales y lo que ha supuesto para nosotros poder entrar en beta.coop, aunque también vamos a explicar un poco qué es y cómo funciona.

Empezando por el principio, beta.coop es una cooperativa de emprendedores, pero no es como las cooperativas de facturación que todos conocemos (ya sabes, factoo, cooperativa online y compañía): la idea es que antes de lanzar tu idea de negocio al mercado, tengas un tiempo y un espacio en el que comprobar si tu idea funciona sin tener que asumir los gastos de la constitución de una empresa. No es la primera de España, que fue una iniciativa de Anel, en Navarra, pero sí la primera situada en la Comunidad Valenciana. El proyecto lo inició Fevecta, la Federación Valenciana de Cooperativas de Trabajo Asociado, y recibió el apoyo del Ayuntamiento de Castellón de la Plana, por lo que geográficamente se ha localizado aquí.

¿Qué es lo que te ofrece beta.coop? Pues bien, lo más visible es que beta dispone de unas instalaciones en el edificio CIES con un espacio para coworking para hasta veinte proyectos al que puedes acceder cuando quieras: tienes tus propias llaves, así que te puedes poner el horario que necesites. También tiene una sala de reuniones propia y una sala de formaciones compartida con el resto de empresas y proyectos del edificio. El hecho de estar en el edificio CIES, si bien está bastante alejado de la ciudad, es una ventaja, ya que se realizan pequeñas actividades periódicas para conocer los proyectos y las materias a las que se dedican, que siempre es bueno para hacer contactos.

El tema de los contactos también es importante, ya que dentro de beta hay variedad de ideas de negocio con las que puedes establecer vínculos profesionales e iniciar sinergias: hasta la fecha, nosotros hemos trabajado con dos de los cuatro proyectos, aparte del nuestro, que hay en beta.coop. Además, FEVECTA posee una red de contactos increíblemente amplia, por lo que siempre va a haber alguien con quien puedan relacionarte si estás buscando ayuda con algún tema, contratar algún servicio o promocionarte de alguna forma.

A nosotros lo que nos convenció fue el asesoramiento que ofrecían: si nunca has tenido una empresa antes, tienes que saber cómo crear un plan de empresa, cómo crear un plan de viabilidad, cómo crear un plan de marketing, etcétera. Para esto hay un técnico en la oficina con el que se plantea una reunión privada cada poco en la que se marcan metas a las que quieres llegar en un tiempo X y se revisa que la documentación que estás haciendo esté bien y sea realista. También se ocupa de enterarse de si lo estás haciendo todo bien en términos legales y laborales.

También disponen de gestores que te ayudan con las consultas de contabilidad (por ejemplo, cómo hacer una factura, un presupuesto o una nómina), y por supuesto si llega el momento constituirte como empresa, te ayudan con todos los trámites para darte de alta como cooperativa.

Por supuesto, todo tiene su trampa: tienes que cumplir los requisitos, que son fáciles de cumplir, ya que sólo exigen que tu meta al final del recorrido junto a ellos sea constituirte como cooperativa al cabo de un año como máximo, y como una cooperativa no puede ser unipersonal, tiene que haber un mínimo de dos personas por proyecto. Ya que te ponen la oficina, también te piden que no necesites un local comercial, ni requieras de una inversión alta para poder empezar a testear. Lo ideal para que te acepten es que tu proyecto se trate de un servicio, sin embargo las compañeras de Mira, mamá tienen una tienda online de ropa ecológica que fabrican ellas mismas, y están dentro.

El recorrido de beta.coop se inició con nuestro proyecto, La Webberia, el proyecto de Mira, mamá que hemos comentado antes y con Holos, un proyecto de gestión empresarial que emplea la cultura del bienestar para rentabilizar el capital humano, fuimos los socios constituyentes.

Esto significa que fuimos los primeros, con nosotros se abrió y se dio de alta beta.coop en el registro de cooperativas, lo que, aunque la experiencia general es buena, nos ha traído una serie de ventajas y desventajas.

Las desventaja más grande es evidente: la falta de experiencia a la hora de trabajar con éste modelo de gestionar proyectos empresariales. Nuestros técnicos Ángela y Paco se han tenido que romper la cabeza para resolver todas las cuestiones de cada proyecto, ya que las de cada uno son distintas, y en temas administrativos, ha sido (y en algunos casos aún es) muy difícil solventar el problema de la facturación, ya que cada proyecto presenta facturas muy dispares, diferentes retenciones de seguridad social, IVA, días trabajados, productos muy distintos, etc., lo que ha conllevado que en las primeras facturas algunos compañeros no hayan cobrado el total de lo que les correspondía o no se les haya dado de alta en la seguridad social en el momento correcto.

Otra desventaja importante de ser los primeros ha sido que la cooperativa ha tardado más de lo esperado en ponerse en marcha por problemas en el registro de cooperativas, ya que es difícil redactar unos estatutos que engloben la mayor parte de trabajos posibles para que todos los proyectos que lo deseen puedan presentar candidatura para entrar. Esto es comprensible, pero para los que estábamos esperando para realizar un trabajo y no se podía porque no era posible facturar ni dar de alta en la seguridad social, se ha traducido en un problema de difícil solución.

Sin embargo, hay que darle un punto a FEVECTA por hacer lo posible por solucionar estos problemas para los que estamos en beta, y por la cantidad de cursos que se nos han ofrecido y que hemos podido realizar gracias a estar aquí.

Además, por ser los primeros recibimos cierta atención mediática que no han recibido otros proyectos que se han sumado a beta.coop después, como los compañeros de Remsoul y DecorPC. Aunque también es cierto que estamos esperando que se abran las redes de beta y se pongan en marcha a publicar las novedades e iniciativas de los proyectos, ya que la promoción sería una gran ayuda.

Como beta.coop cuenta con el apoyo del Ayuntamiento, a La Webberia se nos propuso colaborar en el desarrollo de la nueva identidad corporativa para CastellóCREA, anteriormente la Agencia de Desarrollo Local, que sí tuvo bastante repercusión mediática y es algo con lo que, ya que estamos todavía empezando, seguramente no habríamos contado de no estar en beta.coop.

En general, la valoración de nuestro paso por beta.coop hasta la fecha es positiva: se nos ha ayudado en todo lo posible y, aunque hemos encontrado dificultades, son las dadas por tratarse de un proyecto de empleo innovador. Además, hemos conocido otros emprendedores y hemos aprendido también de ellos y de su manera de tratar y resolver problemas, que al final es de lo que se trata: hacer todo lo posible para poder trabajar en lo que quieres, como tu quieres y ofreciendo lo mejor que tienes.

Suscríbete:

o vía RSS

También te puede interesar