Ibeacons y Eddystone: dos formas novedosas de aprovechar el Bluetooth

Jose Miguel Sanchiz Francisco

Categoría: Proximidad

Hace algo más de un año y medio, navegando por blogs y webs de novedades, nos topamos con una noticia que nos llamó la atención. No recordamos exactamente cuál fue ni su sitio web, pero hablaba de la última gran novedad que presentaba la marca de la “manzana mordida”. Concretamente, presentaban iBeacon.

Pero… ¿qué es esto de iBeacon y qué novedades trae? Basado en la nueva versión de Bluetooth, concretamente la versión 4, más conocida por Bluetooth LE (Low Energy) o Bluetooth Smart. Esta tecnología funciona, prácticamente, igual que sus versiones anteriores, pero trae como novedad una mejor gestión del consumo por lo que gasta mucho menos batería que sus versiones anteriores. También ofrece varios protocolos de comunicación nuevos que es en lo que se basan en concreto las iBeacons. ¿Y, realmente, que hacen? Pues su función es transmitir constantemente paquetes de datos que contienen su UUID(un identificador único para cada baliza) y otros datos. Éstos pueden ser detectados por los dispositivos que cuenten con Bluetooth LE y se pueden usar para multitud de cosas. Explicándolo de forma más fácil, se trata de un aparatito que está, constantemente, emitiendo un mensaje tipo “Hola, soy tal iBeacon, si alguien me oye tengo estos dos números grabados 1 y 2”. Los números, que sirven para formar una matrse pueden usar para programar una app en tu teléfono que, cuando reciba ese mensaje interactúe, tipo “cuando oigas a la iBeacon tal decir estos números, 1 y 2, muestra este mensaje”.
Como podréis ver, las aplicaciones que pueden tener estas balizas son incontables, desde localización en interiores, guía de usuarios en tiendas o museos e, incluso, para formas de pago. Las posibilidades son infinitas. Por poner solo un ejemplo, Apple las ha instalado en sus Apple Store para que los iPhone de sus clientes las detecten y les entreguen contenidos y ofertas relacionados con esa tienda.

Como suele ser habitual, Google no se ha quedado de brazos cruzados y ha sacado su propia versión de iBeacon, que han llamado Beacons. En realidad, le han dado una vuelta de tuerca a todo el concepto de las balizas, ya que no se han quedado sólo en el protocolo de comunicación como Apple. El proyecto de Google consta de tres partes: Eddystone, Proximity Beacon API y Physycal web.

Eddystone es el protocolo de comunicación propiamente dicho e introduce unos cuantos cambios respecto a iBeacon. Las balizas transmiten el UID, muy parecido al UUID de los iBeacons. Éste no es más que el identificador único de la baliza. Pero, además, transmiten también el URL y TLM. El URL es una dirección url o, para entendernos, una web en la que puedes pasar una dirección simple o una dirección con parámetros incluidos, dependiendo de donde vayas a redirigir al usuario. Esta URL, al ser detectada por una app, redirecciona al usuario a un sitio web de donde puede obtener más información. Este dato también es la espina dorsal de la otra parte del proyecto Physical Web. El otro dato que transmiten es el TLM, que informa de los guarismos de telemetría de la baliza, estado de la batería, voltaje, temperatura, numero de paquetes que ha enviado, etc.
Proximity Beacon API es un servicio REST en la nube donde puedes alojar los datos de tu dispositivos Beacon e interactuar con ellos. Es algo así como un contenedor de mensajes en la nube que son servidos a aplicaciones móviles cuando interactúan con tus Beacons. La gran ventaja es que puedes actualizar esos mensajes remotamente, sin necesidad de estar físicamente en el sitio donde se encuentre tu Beacon.

Finalmente, Physical Web, es el proyecto de Google para usar todo el poder de la web a fin de interactuar con las Beacons. Así, los usuarios no tienen que descargar ninguna aplicación en su smartphone para obtener información de ningún Beacon. Simplemente, usando la implantación de la web, se puede servir esta información.

Todo el proyecto Beacons de Google está aún en pañales. De momento se están haciendo pruebas y esperando que se consolide. No obstante, las posibilidades son mucho mayores que lo que había hasta ahora con las iBeacons o, por lo menos, así nos lo parece. Primero, porque todo el proyecto es Open Source, mientras que en el de Apple es más cerrado. Y, segundo, porque no solo se han quedado en el protocolo de comunicación, sino que han ido un poco más allá para dar una solución completa a los desarrolladores, los cual podría ser la razón por la que las iBeacons no han evolucionado más.

En La webberia ya estamos trabajando en un par de proyectos con iBeacons que, próximamente, iremos desvelando. Y no tardaremos en comenzar a probar el nuevo proyecto de Google para ver si lo podemos integrar en los mismos y, además, crear otros basándonos directamente en las Beacons. Os mantendremos informados.

Suscríbete:

o vía RSS

También te puede interesar