Conceptos básicos del Marketing Online

Una vez entras al mundo empresarial la palabra Marketing comienza a aparecer por todas partes. Y ya seas una empresa de nueva creación o lleves tiempo en el mercado cada vez parece más interesante centrarse en dar el salto del marketing tradicional a la modalidad online. Antes de comenzar queremos que conozcas lo básico del tema y en posteriores entradas de nuestro blog desarrollaremos sus estrategias en mayor profundidad.

El marketing online o marketing digital nació en la década de los 90 pero se desarrolló plenamente a partir de los 2000. Su crecimiento fue paralelo al de la tecnología digital y al aumento de la conectividad de usuarios a Internet. Muy pronto los expertos en mercadotecnia vieron las posibilidades de trasladar sus técnicas a este nuevo medio de comunicación de masas. En la actualidad la multitud de herramientas del medio supone una gran cantidad de opciones para incrementar las posibilidades de nuestra imagen de marca y ventas de nuestra empresa.

Las herramientas del marketing online

Cualquier acción publicitaria o con objetivos comerciales que se tome en Internet se considera parte del marketing online. Campañas en redes sociales, entradas en blogs, canales de vídeo en YouTube y Webs de empresa son sus aspectos más reconocibles. La abundancia de dispositivos de acceso a la Red suponen un aumento exponencial de los medios publicitarios e implica que la mejor opción es no dar exclusividad a una única herramienta para gestionar tus campañas. Conozcamos un poco mejor los recursos y técnicas más destacadas:

  • Blog o Web de empresa: Crear contenido de calidad es importante para lograr que los clientes potenciales se interesen por tu empresa. El contenido publicitario es visto como intrusivo por muchas personas, así que ofrecer información de interés es una forma menos brusca de presentar tus productos o servicios, así como de demostrar tu buen nivel en tu campo profesional. Del mismo modo tu web de empresa puede ser tu mejor carta de presentación siempre que atiendas a un buen diseño adaptado a todos los medios.

  • Redes Sociales: Actualmente existen numerosas redes que pueden ayudarte a crecer como empresa, siempre que tengas en cuenta en cuáles de ellas se mueve mayoritariamente tu público objetivo. Resultan una de las herramientas más adaptables para difundir contenidos y crear una conexión entre la comunidad online y tu marca. Son a su vez buenas plataformas para impulsar tu branding. Dentro de las redes sociales existen herramientas para seleccionar los contenidos más deseables según el tipo de usuario, así como la posibilidad de crear publicidad de pago, aunque esto no sustituye a una buena campaña de marketing.

  • Buscadores: Puede que hayas escuchado alguna vez algo parecido a "tienes que aparecer en Google o estás muerto". Efectivamente: Internet es extenso y profundo, así que la mayoría de usuarios utilizan diferentes buscadores para encontrar lo que busca. Así es como surge la necesidad de posicionar nuestra página o blog. Para ello la mejor idea es aplicar SEO, acciones de posicionamiento orgánico.

  • Newsletters o Email Marketing: El contacto con tus clientes a través de email se parece al buzoneo, por lo que funciona mejor cuanto más interesado está el cliente en tu empresa. Puede ser una buena idea aplicar esta técnica una vez se han usado otras estrategias que han permitido madurar a una comunidad de clientes. Las newsletters se gestionan desde las propias bases de datos o usando ajenas, siempre que respeten el nuevo reglamento general de protección de datos.

  • Publicidad Display: Todos conocemos los banners, el equivalente a la típica valla publicitaria que aparece ocupando un espacio en tu web o app. Los tamaños y formatos para estos son muy variados, pueden incluir desde las más sencillas imágenes con texto hasta infografías y vídeos informativos de tu producto. Para usar este estilo de publicidad sin espantar a tu público objetivo es ideal crear un contenido llamativo e informativo, que no sature la vista y suponga dificultades para la correcta navegación por la web.

Todo esto suena sencillo y casi todo el mundo reconocerá estas técnicas. Sin embargo, las dificultades en el mundo publicitario por llamar la atención de un público cada vez más saturado de información imponen la necesidad de innovar y desarrollar nuevas tendencias que generen atracción. Y, sobre todo, no hay que olvidar ciertas estrategias básicas para no crear un mal impacto en tu público objetivo.

Estrategias para desarrollar un buen marketing online

Los clientes se van a dirigir a ti buscando cubrir una necesidad, por lo que tu estrategia debe dejar muy claro qué producto o servicio ofreces. Es importante tomar acciones que mejoren tu imagen de marca pero siempre debe ser evidente qué puedes ofrecer a tu público para mejorar su vida. Tampoco es correcto mostrar tan sólo esto y centrarse en conseguir resultados de ventas. Lo ideal es planificar contenidos que muestren tu filosofía de marca y lo que aporta, de manera que ambas cuestiones se refuercen la una a la otra.

Además es importante que el diseño de tu blog, web, redes sociales e incluso las newsletters sea claro. La innovación y la creatividad son siempre interesantes pero siempre han de ajustarse al mensaje que quieres comunicar. De otra manera estarás lanzando mensajes confusos. Lo ideal es que la complejidad de tus medios crezca según el cliente profundice en la navegación.

Por último y no menos importante, la interacción con tus clientes también es algo básico. Se ve de manera muy positiva (y eso lleva a recomendaciones a otros posibles clientes) mantener el contacto y estar al día con aquellas personas que te comunican sus opiniones o cuestiones. También es buena idea compartir contenido de empresas asociadas a tu sector y no centrarse sólo en compartir el propio contenido, sino mover todo aquello que pueda aportar información de interés para tus clientes y les lleve a mejorar su valoración de tu empresa.

Suscríbete:

o vía RSS

También te puede interesar